martes, 29 de mayo de 2012

No again.

Lloraría más, pero creo que ya no me queda nada. Lo perdí todo por el camino, y ahora, ahora ya no me queda nada. Ni lágrimas, ni dolor, ni nada. Ya no me queda nada. Cuando vuelva, o cuando me vaya; cuando regrese o escape, tal vez recupere algo, tal vez tenga de nuevo lo que quería, mi propia vida. Y puede que incluso ya no me halle tan acorralada y tan perdida. Y ojalá mi libertad tenga de nuevo lo que se merecía.

lunes, 28 de mayo de 2012

No dejo de pensar...

¿Cómo no pensar, si cuando no quiero pensar, no dejo de pensar, y es que no lo puedo evitar, mi mente no te puede olvidar?... Y aunque me quiera engañar, en el fondo yo sé que no te quiero olvidar, pero, ¿para qué luchar, sabiendo ya que no hay ninguna posibilidad de ganar?. Sería una pérdida de tiempo total... Y yo ya no quiero pensar, ya no voy a arriesgar, no me voy a ilusionar... pues no creo que lo pueda aguantar.

viernes, 25 de mayo de 2012

Rompe el ritmo.

Rompe esta rutina, el ritmo, las normas... Rómpelo todo; y dame más. Dame lo imposible. Dámelo todo, de verdad.
Que aunque no tenga mucho que ofrecerte, yo sé que a mi lado sonreirás. Que aunque no lo sepa exactamente, puedes verlo en mis ojos al brillar. Que aunque sea lentamente, necesito una señal. No entiendo cómo no te das cuenta, cómo no ves mi realidad. Que con cada palabra y cada gesto, despiertas en mí no sólo eso, sino más.
Si cuando te busco, no te encuentro, por ti voy a trasnochar. Que haría lo que hiciera falta por verte una noche entre mis sábanas.
Y tú, tú no te das cuenta de nada... Ni ves que se me parte el alma, ni que tu mirada poco a poco me mata.

jueves, 24 de mayo de 2012

Love can't turn around...

Rabia, fuego, pasión, misterio, ilusión, caricias, y locura.
No pido más. Sólo eso, porque el resto me da igual. Huracanes, tornados o mareas... ¡que sea lo que Dios quiera!. Ya todo da igual. Nada importa, mientras sea a tu vera. Sólo contigo, sólo eso es lo que pido...
¿Ves las gotas que se observan en la flor?. Pues eso, mi vida; eso es amor... mi amor, que se está yendo, sigue cayendo... se va con cada lágrima que tú provocas.
Déjame, déjalo. Ya se irá, si no lo quieres, ya se cansará... Pero tú quédate, quédate o llévame... pero haz algo para que él ya no regrese. No quiero verle.
Una vez más, supongo, porque esta vez no aseguro, sólo supongo, todo cambiará. Y... ¡espero que ya no duela tanto, la verdad!...

Límites desconocidos.

Aquí estoy de nuevo, pensando, recordando... Tengo que alejarme de todo, alejarme de una vez. Irme para olvidar. No sé cómo hacerlo. No sé si quiero hacerlo... pero, yo sé que así ya no puedo continuar... No puedo más.
Necesito algo, necesito fuerza. Te necesito a ti... Estoy alcanzando límites total y absolutamente desconocidos. Jamás. Jamás hubiese imaginado que algún día llegaría a sentirme así como me siento ahora. Jamás pensé que esto me iría a pasar. Si me lo hubiesen dicho, hubiese perjurado que mentían. Hubiese asegurado que yo no soy de esas personas que se rinden tan fácilmente. Hubiese creído en mí, hubiese confiado y reconfiado en mi intuición. Hubiese puesto la mano en el fuego mil veces si hubiesen sido necesarias en que yo jamás sentiría algo así. Hubiese afirmado que no me quemaría. Que yo nunca pasaría por algo así y que sería una mentira. Nunca lo hice. Nunca lo pensé. Y aquí estoy ahora.

(FOTO DE BENIDORM 2012, MARZO).

La diferencia está en la elegancia.

Cuando oigo hablar a toda esa gente, cuando dicen y aseguran que son diferentes, y no, no lo son. Es más, son peores que las masas, sí, peores; porque las modas pasan y se renuevan. Pero, ellos no, ellos siguen constantemente siendo la misma basura. Porque, al fin de cuentas, todos comemos de la misma mierda. La misma mierda siempre, aunque sea con diferente cuantía.

Vais de modernos, de guays, de inteligentes, de atrevidos, de diferentes, de especiales, de sugerentes, de pasotas e indiferentes... y, no, no sois ni más ni menos gentuza que otros delincuentes.

Siempre se ha juzgado a los que no son como el resto de la gente, se juzga sólo por ser un tanto diferente.

sábado, 19 de mayo de 2012

La azotea de tu ático.

Quiero subir a la azotea de tu ático. Quiero tomar el sol en lo más alto, tomarlo en tus brazos. Quiero gritar desde arriba, gritar tu nombre, gritarlo sin temer. Quiero que me susurres al oído, que me digas que aquí estás, que aquí sigues, y que no te irás. Quiero que me prometas que no lo harás, prometerlo y que sea verdad. Quiero que me mires, me mires y me observes.  Quiero que niegues, que me niegues, negar que sientes algo, negarlo, y que sea mentira. 




Y que la única verdad sea que aquí sigues, que aquí seguirás. Aquí arriba, en lo más alto. Y que me quieras a tu lado, que me quieras sin más. Que quieras que yo esté contigo en lo más alto de la cima.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Duele.

Cuando te acostumbras al dolor, ya no existe más dolor. Al menos eso dicen, al menos eso me han contado, eso es lo que me han enseñado. Duele. Quieras que no, duele. Siento... siento una sensación extraña. Es muy extraña. Es una sensación jamás vivida. Y lo bueno de todo, es qué no sé ni por qué. No sé ni por qué, ni cuándo, ni cómo, ni dónde. No sé nada. Sólo sé que duele. Duele mucho.
Hay algo en mí, que quiere hacerme sonreír. Pero, es que, también hay algo, es otro algo, que tal vez quiera verme sufrir. Y no lo entiendo. No. Yo ya no entiendo nada. Ni nada sé. Sólo duele. Duele mucho. Y no sé por qué duele tanto. No lo entiendo. No lo sé.

martes, 15 de mayo de 2012

Pobre niña.

Me gusta oír el agua caer, y ver como las gotas lo empapan todo de ilusión. Me pierdo en mi propia mente... ¿cómo lo ves?. Tan grande es la esperanza, y tan poca es mi confianza. Quisiera decirte... quisiera contarte... poder enseñarte... quisiera que supieras... ¡ay! Pero, pobre niña. Triste ilusa. Pequeña, que jamás llegará a nada. No sueñes más. Mientras sigas soñando, te seguirás destrozando. Destrozando por dentro. Venga no pienses más, no lo pienses más. No quieras más, no sueñes. Si no sueñas, tal vez algún día, quizás alguna vez, de alguna forma podrás... de algún modo llegarás. Todos están en tu contra, nadie te apoya. ¿Cómo saber cuál es el sentido de seguir?, ¿cómo saber el camino?. No lo veo claro. Nada está claro. Todo está negro, negro, y oscuro. Demasiado oscuro.

lunes, 14 de mayo de 2012

Ya no existe el tiempo.

A tu lado pierdo la noción del tiempo. A tu lado pierdo la existencia, mi inocencia, la conciencia y resistencia.
Porque, ¿qué importará el tiempo?, ¿qué más darán las horas, los minutos y segundos juntos, si al fin de cuentas no dejo ni un instante de pensar en ti?.
Miro aquel viejo reloj de pared de los 70, mientras espero, pero ¿qué espero?, ¿te espero a ti, que sé que ya nunca más vendrás?, ¿espero una llamada, que nunca más será enviada?, ¿espero que mi mente te deje, te olvide, y se aleje, ya definitivamente?, o quizá, ¿espero irme, no regresar, irme a ver el tiempo pasar, irme mirar las olas chocar, irme lejos a pensar, o irme lejos, lejos de aquí sin más?.





Pescadilla que se muerde la cola.

Cada paso hacia delante es un retroceso hacia atrás. Cada día que avanzo, al siguiente, pierdo lo avanzado, y voy peor.
Es una pescadilla que se muerde la cola a cada segundo. Es un límite inalcanzable que gira y gira y no para jamás. Si me derrumbo hoy, mañana ya me habré levantado, pero pasado estaré abajo otra vez. Y así, indefinidamente... Y así, pasan y pasan los días... Es un círculo que no acaba, es un círculo que no para. Y estoy atrapada en él. Estoy atrapada y no puedo salir, puedo, pero no sé cómo hacerlo. O tal vez sí lo sé, pero no quiero salir, no quiero dejarte ir. Es una historia detrás de otra, pero siempre es la misma historia. La vida se repite constantemente, y yo, me repito con ella. Me caigo, me levanto, sigo soñando y me vuelvo a caer, me vuelvo a levantar para soñar y caigo de nuevo... Y tal vez cuando quiera volver al mundo real, cuando quiera despertar, ya no haya más realidad.

Esperanza.


La esperanza es el último lodo que bebemos del fondo de la amarga copa... 


Mi último suspiro tendrá esperanza,
 mi último pensamiento tendrá ilusión,
 mi último aliento, mi última sonrisa,
y mi último deseo tendrán fe.


Época olvidada. Época equivocada.

Hablo de aquella época, aquella época de la que nos escapamos... Me refiero a la misma en la que muchos deberíamos estar, y no estamos.
Creo que este no es mi sitio. Sé que este no es mi lugar. Creo que aquí no encajo. Sé que aquí no encajo. Toda esta multitud, toda esta gente sin referente, ellos no van conmigo, no son mi estilo.

Aún no he conseguido encontrar a nadie que sepa de lo que hablo. Todavía no sé de nadie que diga que me entienda, pero, que de verdad lo haga. Y todo porque en esta época en la que estoy, a nadie le importa qué piensas o cómo te sientes. Nadie te pregunta por tus sentimientos realmente, y los pocos que lo hacen, lo hacen por cumplir. Todos creen ser víctimas de mentiras, todos piensan que sufren, todos se engañan sin motivos aparentes. Pero nadie, nadie sabe lo que realmente es sufrir, pues en esta época ya no se puede hablar de un real sufrimiento.




Antes se vivía mejor, de eso no hay duda.

domingo, 13 de mayo de 2012

I'm yours.

Fui tuya. Soy tuya. Seré tuya.

Te juro que siempre lo he sido, en mis sueños, en tu mundo. Y yo sé que lo seré, porque siempre lo he sido. Siempre lo he sido y siempre lo seré, yo lo sé.
Cuando el viento nos acompañe, el sol nos sonría y la luna nos cante; seré tuya.
Cuando la noche fría me lleve a tu cama, seré tuya. Y cuando tú quieras venir a la mía, yo siempre, siempre seguiré siendo tuya. Única y solamente...



                                                                                                                                ... siempre tuya.

miércoles, 9 de mayo de 2012

One more time.


¿Desde cuándo a mí me gustan los planes?
¿Desde cuándo a mí me importa la gente?
¿Desde cuándo hago lo que el resto del mundo hace?
¿Cuándo empezó todo, y por qué ahora vuelve a cambiar?

martes, 1 de mayo de 2012

Falsas tentaciones.

Si no lo haces, que sea por ti, no por mí. Hazlo o no lo hagas; pero, por favor, sólo te pido que no lo intentes, por favor, solamente no me tientes, no lo pienses. Si no sabes cómo decirlo, dímelo por escrito, que así al menos quedará constancia de lo dicho...