viernes, 27 de abril de 2012

Bésame y ya está.

Cuando me miras, y yo te sonrío, así como no he sonreído nunca.
Cuando te miro y pienso, "me gustas... y... te quiero".
Cuando callas, pero parlas con la mirada, yo me quedo sin habla.
Cuando lloras, y no es por mí, luego soy yo la que te hace reír.
Cuando gritas, y no es mi nombre, soy yo la que acude a ti.
Porque sólo tú tienes ese poder que me hace enloquecer.

Abrázame sin más.

Hoy en el metro me pareció verte. Mi subconsciencia otra vez, que quiere ver a lo que quiere. Lo siento, lo he vuelto a hacer, he vuelto a pensar, yo sé que está mal, pero he vuelto a pensar. Nos he imaginado, a nosotros, los dos juntos... en los inmensos parques de Madrid, cuando todo está tranquilo, anocheciendo, y la gente pasea, cuando es plena primavera, hay ruido de los coches que pasan, pero entre tú y yo; el silencio. Un abrumador, inquietante, y a la vez relajante silencio. Pero tú no lo escuches, sin más, no pienses, sólo abrázame y ya.

martes, 24 de abril de 2012

Te espero.

Espero y espero, y no sé qué espero.
A veces espero todo, y otras, nada espero.
Espero esperarte, y espero que vengas.
Que vengas espero, y no esperar quiero.






Esa melodía me suena familiar.

Camina, camina despacio, acércate, acércate y ven, pero hazlo muy lento, lentamente; siéntate, siéntate junto a mí, aquí a mi lado, y escucha atentamente... escucha con atención... y, ahora dime...¿oyes aquel ruido que viene de allá?... esa melodía... me suena familiar... ¡Ah ya! Seguro. Seguro que es ese motor que hay en mí, que esta vez ha puesto las nuevas ilusiones en ti...

sábado, 21 de abril de 2012

Fuego en mí.

¿Lo sientes? ¿Lo oyes? ¿Lo ves? Eres tú. Es el fuego que arde en mi interior. Es la llama que avivas día a día con caricias. Es la pasión que contamina. La brisa que baila. Suéltalo. Acércate. Y mírame. Párate un instante y dedícate a observarme. ¿Lo has sentido ya? Soy yo.

Miedo en mí.

Miedo. Siento miedo. No miedo aparente, sino miedo para el futuro. Siento miedo por mirarte, por mirarte y enamorarme. Siento miedo por lo que he vivido. Miedo por mi pasado; y temor por mi presente. Temo enloquecerme sabiendo que no podré tenerte. Siento miedo, está vez sí, esta vez sí que siento miedo. Tal vez no deba, pero no puedo evitarlo, siento miedo por querer ocultarlo... pero siento miedo, miedo por ti.

miércoles, 18 de abril de 2012

Infinity dream. ∞

Llévame al infinito, llévame al paraíso, al fin del mundo si hace falta, pero llévame contigo... Llévame contigo a dónde quieras, mas ven y hazlo ya.

lunes, 16 de abril de 2012

Disfrutar tan sólo un instante.

Compararlo con las mañanas de los sábados, al levantarte, al levantarte y ver el sol naciente entrar por los pequeños agujeritos que hay en las persianas. Compararlo con ese instante, especial, único e irrepetible, en el que desearías parar el tiempo, coger ese segundo y enmarcarlo en tu vida, para siempre; pero, sin lo que viene después, solo ese instante en el que ves tu sonrisa reflejada en la ventanilla del coche, al cruzar el puerto, al mirar al mar, al ver las olas chocar o tal vez al ver la lluvia caer, o quizá en el espejo de alguna oficina del centro de la ciudad, o puede ser en el espejo de esa tienda de souvenirs... pero eso no importa, no, eso no, sólo importa lo que hay más allá. Importas tú mismo y tus propios sentimientos. Y ya después va todo el resto, ya después viene el mundo, pero por supuesto, todo bajo a tus pies.

sábado, 7 de abril de 2012

Nada excepto tú.



Nada. No hay nada. Miras a un lado, nada. Miras al otro, nada. No hay nada. Nada excepto tú.
...En el centro de la imagen... En el punto muerto de tu sueño... En la cálida luz del despertar...

Ojos de fuego y corazón de hielo.

Porque son mis ojos los que avivan la llama, son ellos los que derriten poco a poco tu corazón de hielo.
Porque son mis manos las que calientan tu rostro al atardecer, son ellas las que tocan tu pecho en la noche.
Porque es mi voz la que te canta, es ella la que provoca esa picaresca mirada. 
Porque es mi pelo el que te enreda, es él quien no te deja dormir por un ligero cosquilleo. 
Porque son mis labios los que más deseas, son ellos los causantes de tu delirio.
Porque es mi cuerpo el que te roza, es él quien despierta en ti un terrible placer...





lunes, 2 de abril de 2012

Triste balón pinchado.

Te veo ahí. Solo. Mirándome. No sé qué decirte.
¡Ay! Pobre balón... lo usaron, lo aplastaron y lo tiraron...
Como el juguete nuevo, pero roto, de un niño pequeño;
así me siento yo, así se siente él... ¡mi pobre corazón!
Como un triste balón pinchado... que un día amó,
pero ellos jugaron, lo usaron, lo aplastaron...
Y... finalmente; ¡lo tiraron!