jueves, 13 de diciembre de 2012

Chocolate con limón.

Lágrimas de fuego cayendo sobre su pecho, 
una abrumadora niebla, que le hacía soñar despierto.
Gritaba en silencio. Gritaba su nombre. Gritaba de miedo.
Era invierno. Un invierno vibrante, chocante y a la vez ligero.
Se percibían a lo lejos sollozos de animal martirizado.
"¡Chocolate con limón!", gritó. Chocolate calcinado.
Recordó esa frase que bramaba por su cabeza...
Se acordó de ella. De ella y de su gran frase.
"Nada es tan dulce como el chocolate, ni tan agrio como el limón".
Se acordó. Por fin, sabía que había salida, que no todo era sombrío.
Nada es tan malo como se cree, ni tan bonito como irradia.

JK.♥

No hay palabra, no hay razón ni sentimiento,
nada que pueda compararse con tu fuego.
Sólo una sonrisa y se detiene el tiempo,
sólo con mirarte, ya sé lo que es elíseo.
Quizá no sepa amarte, no puedo negarlo,
pero sabes que es así y sin ti, sería mi fin.
No hay cordura, no hay pretexto ni excusa, 
nada que pueda compararse con tu locura.
Sólo un beso tuyo, y se me rompe el hielo,
sólo con acaricarte, ya sé lo que es el miedo.
Quizá no sea lo mejor, no puedo negarlo,
pero te puedo asegurar que eres a quien amo.

domingo, 26 de agosto de 2012

Llegó y es lo que cuenta.

"Cómo puedes saber que es él" me preguntaban, "cómo piensas en un futuro con él si apenas lleváis nada" decían... Las malas lenguas, siempre hablan, pero el amor... el amor, queridos, todo lo calla. Y el amor llega, y cuando llega, sabes perfecta y exactamente que es amor y no hay nada más tras él; la transparencia lo cubre, lo hiela todo. Porque, amigos míos, cuando hay amor, hay ilusión, esperanza, alegría... y sí, es con él con quien quiero compartir mi vida.





"Cómo os conocisteis" reclamaban, "cuándo y dónde" ansiosos por saber, gritaban... Qué más da si se nota la alegría que resalta. Lo que importa es que de una vez y por todas está ahí, tímido... y reservado... y atento... llegó, en el peor y mejor de los momentos... tan silencioso, tan oportuno... llegó, sólo llegó y es lo que cuenta.


Os podría contar su arte, podría definiros su sonrisa, hablaros de su tímida pose o de su andar sereno. Podría contaros mil historias sobre su cuerpo o incluso pasarme mil noches conversando sobre su pelo... pero no, no lo haré, simple y sencillamente porque él no es descriptible, él es inaudible... inalcanzable... intocable. Puedo definirle sí, mas mentiría al hablar pues tanta belleza, señores, externa como interna a la vez, no es merecedora de ensuciarse con meras palabras.


jueves, 5 de julio de 2012

Si supieras...


Lo que callas con palabras me lo dice tu mirada. Frágil y miedosa, dulcemente amarga... esa mirada tuya; tan herida. Que no hay más luz en mí que la que desvanece lentamente de tus ojos, que no hay mayor ruido para mí que aquel que fabrican tus sonidos, que la única brisa que trae el viento y a mí me fabrica una leve sonrisa es la de un "te quiero", pero un te quiero sólo tuyo. Tuyo y de nadie más. 

La noche está estrellada, y la luna, iluminada, brilla, haciendo reflejo en mi almohada...Pero yo, yo aquí tumbada, sola e inspirada. Sin nadie que quiera que le cante ni escriba, sin nadie a quien empujar contra las esquinas. Nadie que quiera desprender fuego ni luchar contra el viento. Sola, sola y sin nadie que quiera enloquecer a mi lado. Nadie  que me cuide y proteja, nadie que me escuche y atienda...nadie que simplemente sólo a mí me quiera. Estoy sola, sola y cómo no... pensando en ti, pensando en mí... echándote de menos, mientras tú, tú ni siquiera te enteras. Y es que sueño de noche, pero duermo de día... mas pienso en ti a cada instante, no puedo dejar de buscarte... mi cabeza te ve y perece, está que arde... 

Pero ahí está el problema, que sólo yo pienso en ti así. Tú nunca me verás como algo más, y eso es lo que más rabia me da. Impotencia, impotencia y rabia a la vez; al saber que me importas más que nada y yo, yo a ti no te importo para nada. Pero sólo dale tiempo al tiempo, y tu recuerdo se lo habrá llevado el viento. Que aunque es muy fuerte esto que siento, llegará alguien que borre todos estos recuerdos... y yo reiré al acordarme de aquellos intentos. Intentos tristes y, a la vez sedientos...

Pero mientras tanto, ¿cómo borrar este sentimiento que me está dejando sin aliento?. ¿Y si no quiero borrar tu recuerdo?... ¡Miento! Quiero y no puedo, pero es que ni siquiera lo intento... Me viene desde aquí dentro y no puedo hacerlo, le temo, me da miedo. Quisiera que supieras, quisiera contarte lo que siento... mas lo intento, no hay manera.

Miente, sonríe y asiente.

Al menos finge; finge solamente hoy y sonríe.
Hazlo. Sonríe al verme.
Acércate y susúrrame, susurra que me quieres,
aunque no lo sientas,
dime sólo por hoy que al menos lo intentas.
Róbame besos y caricias y gemidos.
Grita mi nombre hasta quedar herido.
Miente, sonríe y asiente.
Déjame por hoy que sea yo la que te lleve.
No temas, ni me tengas miedo,
que ésta noche ambos iremos al cielo.

viernes, 22 de junio de 2012

Je t'aime, tu sais.

Je t'aime quand tu pleures, et quand tu ris.
Je t'aimais hier, et je t'aime aujourd'hui.
Je t'aimerais dans le pire et dans l'horreur.
Je t'aimerais jusqu'au dernier souffle de mon coeur.
Tu sais bien que je déteste les choses à moitié,
viens dans mon lit pour finir, pour me faire oublier.
On sera ensemble, on sera les deux, toi et moi, un seul.
Je te promets de cacher le passé, et effacer, les éteules.
Mes yeux te diront ce que mes mots n'osent pas t'expliquer.
Ma vie sera tienne, et la tienne sera de deux...

Cruel gota. Dulce espina.

Nunca fuimos nada, y sin embargo, siempre seremos todo.
Un escalofrío recorre todo mi cuerpo, la cálida gota que marchita mi vida. La gota que hiela, y congela. No sé si deba hacerlo. Duele... y me obsesiono, y lloro; sin apenas notarlo. La misma gota. Retumba. Se escapa. Vuelve, me persigue. No puedo. Ya no más. Pero, sin embargo sonrío, o lo intento al menos. Río, mas lloro por dentro. Finjo, pero se me cuelan los sollozos. Se marcharon hasta mis pensamientos; ni hablar siquiera de aquellos sentimientos... Vuelve aquel perfume. Olores familiares. Mejor morir a seguir así viviendo. Del recuerdo. Mejor dejar de latir o no sentir. Sentir un corazón en mi pecho. Pienso, ya ni siquiera vienen los recuerdos. Lloro, y ya no tengo nada dentro. Se llevó la poca razón que me quedaba. Desde mis adentros, grito, no oyes nada. Te canto, te sigues alejando. Yo ya no puedo hacer más nada. Nada más tengo para darte. Escápate. Cruel gota. Cruel al marchitar la bella flor. Al intentar quitar esa sonrisa que matabas. Brillar para conseguir la armonía. Cruel gota, vagas por ahí... vete, vete sólo si quieres irte. Y si te vas, recuerda no volver. Jamás. Cruel gota enlazada con viejas espinas, me consumes. Me aniquilas desde dentro. El más profundo viento que resopla. Lo destrozas. ¡Cruel gota!. ¿No elegías irte?. Pues vete. No regreses. Cruel gota, no sabes cómo dueles. Dulce espina. Te clavas en mi vida, me acostumbro y te vas. ¿A qué viniste?. ¿Venías a hacer sangrar el dolor que me estremecía?. Lo conseguiste. Arruinaste la leve esperanza que aún quedaba. Pues mejor. Ya no me haces ninguna falta...